Formando líderes: Lo difícil de dirigir un equipo de trabajo – Por Jesús Martínez

La dirección de un equipo o grupo de trabajo parece algo sencillo, fácil y muchas veces hasta natural; todos piensan que dirigir es lo más cómodo y simple. Esta ilusión creo que se produce debido a la sensación de poder que generan los puestos y cargos directivos.

La verdad es que es mucho más difícil de lo que parece, obviamente siempre que desees hacerlo bien; el trato y las relaciones que se tiene con cada miembro del equipo, las sensaciones que se tienen al tratar de manejar los hilos de un proyecto, desde las premisas del ejemplo y el respeto, honestamente son cosas muy complicadas de vivir e incluso de explicar.

Cuando nos encontramos con el reto de asumir un puesto de dirección por primera vez, significa que conduciremos a un grupo de personas hacia un objetivo específico, el cual debe ser compartido por todos, debido a eso existen muchos aspectos que debemos tomar en cuenta a la hora asumir el reto de dirigir.

Es por ello que te muestro los aspectos que, considero, son los más relevantes para enfrentarnos a este reto.

  • Conocer a los miembros de tu equipo

Realizar una primera toma de contacto es esencial para conocer un poco la personalidad de cada miembro, esto nos servirá para hacernos con una idea de cómo debemos tratar con cada quién, pues el que piensa que podemos tratar a todos por igual, sobre todo a la hora de inspirarlos a conseguir unos determinados objetivos, está equivocado; no a todos los podemos tratar igual, aunque a todos si les debemos el mismo respeto, es una delgada línea que debemos de mantener.

  • Observar a los miembros de tu equipo en su trabajo

Es un complemento del aspecto anterior, te ayudara a terminar de conocer su personalidad, a ver como realizan sus actividades cotidianas, saber cómo es su desempeño… Todo esto te servirá para evaluar posibles potencialidades y fallos antes de asignar metas y roles individuales.

  • Planifica a corto plazo

Establece los objetivos colectivos a corto plazo, sobre todo en materia organizacional. Aquí evaluamos lo que dejó la gestión anterior (si la hubiera) y qué queremos dejar nosotros. Es fundamental que el resto del equipo entienda y se comprometa con esos objetivos, aquí tu rol de motivador y líder será puesto a prueba.

  • Planifica a mediano plazo.

Para mantener el camino a través del tiempo, debemos ser más detallados y planificar individualmente. A estas alturas ya hemos conocido nuestro equipo o al menos a la mayoría, por lo que es hora de establecer roles, funciones y metas individuales con la finalidad de extender en el tiempo el alcance de nuestra gestión.

  • Evalúa constantemente.

Debes evaluar todo: si tu planificación está cumpliendo o no con lo esperado, si tu equipo está conforme con la forma como manejas el grupo, si están comprometidos con los objetivos colectivos que planteaste y, sobre todo, si estas motivando a tus dirigidos a alcanzarlos. Recuerda que no todas las personas que vayas a dirigir están capacitadas para estar allí, pero es tu deber encontrar sus potencialidades y ayudar a que las explote.

Esto no lo podrás hacer si no evalúas constantemente, y no me refiero a las típicas evaluaciones con valoraciones numéricas y pruebas escritas, no; para dirigir eficientemente a equipos de trabajo las evaluaciones deben ser mucho más analíticas, más enfocadas en la persona y sus habilidades que en sus conocimientos técnicos, que desde luego deben tenerlos ya adquiridos. De esa manera encontraras el rol y la función apropiada para ella y para tus objetivos.

¿Conclusión? Se enseña desde el ejemplo

Como consejo final me despido haciendo la siguiente reflexión que te ayudara en tu carrera directiva: a todos nos gusta trabajar con los mejores, con los más capacitados, pero también debemos abrirle la puerta a personas que están proceso de formación, no para explotarlas si no para potenciarlas.

Nosotros debemos ser claves en la formación de esa persona, de esa manera dejaremos gente capacitada, feliz y agradecida y nuestra gestión será mejor valorada, nuestros objetivos a largo plazo serán alcanzados y habremos contribuido con un mundo más ético.

En definitiva, ahora que vemos que dirigir no es fácil, comencemos a valorar lo positivo dentro de lo negativo, veamos las cosas que están mal y luchemos para cambiarlas, pero siempre desde el ejemplo; demostremos lo que valemos y que estamos capacitados para llevar equipos a alcanzar grandes metas.

Mostrando 3 comentarios
  • Alexander vanegas
    Responder

    Excelente Información gracias por compartirla

    • Jose carlos ramon
      Responder

      Adicionalmente a estos aspectos es neceserio conocer y que todos conozcan el escenarío o ecosistema donde se van a implementar las ideas o el proyecto cada vez que se revise y evalúa su desempeño. No podemos obviar el principio del conocimiento de la realidad.

  • Simón A Bratt
    Responder

    Estimado Sr Martinez, comparto plenamente su artículo sobre como abordar el tema de Formacón de Líderes. Muy importante el contacto directo con los supervisados, que sientan la confianza necesaria con su Supervisor y lo vean como un Líder, un amigo, y no un Jefe que les indica tareas a realizar en tanto tiempo.
    La política de puestaras abiertas es importante para que el ambiente de trabajo sea óptimo y transparente.

    Lo felicito por la claridad de criterio que tiene para tratar estos temas interesantes y muy importantes-

Comenta y participa