¿Cómo mejorar el comportamiento laboral?

Ciertamente el mundo laboral contemporáneo  ha evolucionado desde las primeras teorías administrativas de las empresas; buscando un comportamiento laboral óptimo basado en un ambiente cálido, fluido y cómodo, casi hogareño, los empresarios y las corporaciones cada vez están más abocados  en conseguir este ritmo de trabajo que mejore el rendimiento de la empresa.

Bien sea un trabajador independiente, conocido como freelance, un emprendedor o miembro activo en una corporación, cualquier persona que ingrese en el mundo laboral se enfrentará en muchas ocasiones a situaciones que ponen a prueba su paciencia, capacidad creativa y habilidades de interacción y resolución de problemas. Es por ello que parte de conseguir una estabilidad en el trabajo depende del comportamiento laboral y la personalidad del trabajador.

Aprender a interactuar es fundamental para sobrevivir en el mercado, independientemente del área en el que se desarrolle o el rango que desempeñe, todos en algún momento deben convivir y coexistir con otras personas; en los momentos difíciles evitar malas actitudes será la clave para evitar conflictos mayores y enfocarse en mejorar el rendimiento laboral.

Dado a que no es una actividad sencilla de lograr, la revista de negocios y finanzas Forbes publicó un artículo en el cual destaca las actitudes que afectan negativamente el desenvolvimiento empresarial.

Comportamiento laboral que debe evitarse según Forbes

  1. Hablar muy alto por teléfono o tener un tono de voz muy elevado, hay que ser conscientes, incluso aquellos que trabajan bajo la modalidad de coworking; todos los presentes tienen trabajo que hacer y hay que respetar ello sin agregar mayores distracciones.
  2. Hacer mucho ruido con bebidas o alimentos. No importa qué tan flexible sea el ambiente de trabajo, parte de un comportamiento laboral decente es ser considerado con los demás, llenar el lugar de olor a comida o hacer muchos ruidos al comer o beber es descortés y distractor.
  3. La presentación importa, incluso en ambientes formales. Uno no puede controlar el ambiente externo, si hace mucho sol o llueve, pero hay que hacer un esfuerzo por tener una buena primera impresión y repetirlo todos los días.
  4. Aun peor que hablar alto por teléfono, es discutir por él en las áreas comunes o donde los demás puedan – y no puedan dejar – de escucharlo. Si la llamada comienza a ser delicada, buscar un espacio privado es lo ideal para respetar la situación propia y ajena.
  5. Arreglarse en el escritorio. Aplica tanto para mujeres u hombres que decidan convertir su espacio en un área de tocador: pintarse las uñas, maquillarse, peinarse…Hay un momento y lugar para todo, y ciertamente el escritorio donde todos pueden ver y oler los productos no es lo más recomendable.
  6. Hacer comentarios groseros sobre otros trabajadores, si bien la honestidad es importante, la valoración por el trabajo ajeno es importante para mantener una armonía en el área laboral. Si existen opiniones negativas, que sean expresadas fuera del área común de trabajo, de manera informal y que quede claro que no interfiere en el desempeño de ninguno.
  7. Llegar tarde a una reunión y pedir que repitan lo que ya han hablado; ciertamente el descuido es personal, si ya está interrumpiendo una reunión lo mejor es sentarse e intentar ponerse al día de la manera más profesional posible. Si hay dudas, siempre existen los recesos para preguntar discretamente.
  8. Inmiscuirse en las finanzas ajenas sin que se le invite a la conversación. En general, entrometerse en problemas o asuntos ajenos es bastante descortés sin una invitación previa. Muchas personas no se sienten cómodas hablando de su estado económico, por lo que si no solicitan consejos es mejor dejarlo pasar o, en todo caso, comentarlo de manera privada e informal.
  9. Invitar a compañeros a almorzar o a otras actividades e ignorar a los demás. No importa si son nuevos o no se acoplan bien, no es agradable sentirse dejado de lado, por lo que si lo que desea es un almuerzo con un amigo que, da la casualidad, es un compañero de trabajo, lo mejor es pedírselo por privado para no incomodar a otros.
  10. Imponer creencias o ideologías, tanto religiosas, políticas o de aspectos laborales. Si bien es una opinión personal y hay que respetarla, también hay que respetar la posición de los demás y no imponer la propia como máxima. Si no es un debate abierto, mejor no abrirlo.

Estos consejos de Forbes son ideales para promover un ambiente sano, cómodo para interactuar y con un comportamiento laboral óptimo que invite a todos a mejorar el trabajo grupal. Por lo que difundir esta información con sus trabajadores o compañeros es primordial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *