Atracción vibracional: comportamiento y reacción – por Katerin Nunes

La teoría de la ley de atracción existe desde hace muchos años. Ella expresa que, en la medida que nuestro pensamiento sea lo suficientemente fuerte, y mantengamos nuestras acciones encaminadas a un fin específico, podremos a traer a nuestras vidas cualquier cosa que deseemos.

Hoy en día, esta teoría se ha perfeccionado y hasta evolucionado en estatutos mucho más fuertes, que le ofrecen al ser humano un poder superior que le permite controlar cualquier cosa que le ocurra. La teoría vibracional expresa que las personas tenemos un nivel de vibración que es el encargado de enviar al universo (algunos lo pueden considerar como al mismo Dios) nuestros deseos más profundos. Según esta teoría, todo lo que nos ocurre es porque, de una u otra manera, lo atraemos, a través de la vibración que tenemos.

Ciertamente, existen situaciones que no podemos controlar, pero la manera en que reaccionamos ante ellas determinará la vibración que produzcamos, y por ende, los resultados que obtendremos.

De esta manera, depende de nuestros pensamientos enviar las vibraciones necesarias para obtener aquello que anhelamos, y, según su fuerza, estas cosas (pueden ser materiales o no) irán llegando a nosotros.

Si nos mantenemos en niveles de frecuencia bajos (tristeza, rabia depresión), entonces nos enfocaremos en lo negativo y se potencializarán estos elementos desagradables en nuestras vidas; por el contrario, si nos mantenemos en una vibración alta, enfocados en lo que nos gusta y en lo bueno que nos ocurre, entonces todo a nuestro alrededor irá mejorando.

¿Cómo lograr una buena atracción vibracional?

Para alcanzar este nivel superior de vibración se han creado varias corrientes que buscan que la persona tenga la tranquilidad y atraiga el bienestar a su vida. En Venezuela existe el Círculo de Realización Personal, el sistema LIFE, la práctica de Mindfullness o Programación Neurolingüística, entre otros.

Por otro lado, los coaches son cada vez más numerosos y también son un recurso elemental para guiar a quienes desean alcanzar sus metas obteniendo un control superior de su poder mental.

Es de destacar que esto no se trata de negar a las emociones que en un momento determinado nos embargan, como tristeza o rabia. Se trata, más bien, de entenderlas y no quedarse enganchados en ellas, buscando los caminos necesarios para poder transformarlas en emociones positivas, para que así el bienestar esté presente y atraiga más bienestar.

Quizás haya muchas personas que muestren resistencias ante estos postulados, pero lo cierto es que cada vez es más fuerte la necesidad de evolucionar a seres de luz, que podamos ofrecer mucho más a nuestro país y al mundo.

Como coach vibracional apoyo esta teoría, y creo que, sea cual sea tu religión, no puedes negar que el pensamiento y la palabra es capaz de crear nuevas realidades. Así que los invito a explorar un poco más el mundo espiritual, buscando nuevas respuestas, nada pierdes, solo ganarás herramientas esenciales para un nuevo estilo de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *