Branding personal: ¿qué significa tener una marca personal?

Una vez pasada la introducción al branding, entendiendo su importancia y relevancia, podemos centrarnos en un punto más específico del proceso de crear una marca, y es la marca personal.

Este concepto, introducido en el año 1997 por el escritor estadounidense Tom Peters en su libro “The Brand Called You” o “La Marca Llamada TÚ”, explica cómo una persona puede, o más bien debe, convertirse a sí mismo en una marca comercial.

La consultora de marketing Vilma Núñez cuenta en su portal web su experiencia sobre cómo es crear una marca personal, y el hito que ha tenido en su carrera como especialista de marketing estratégico.

De esta manera, Núñez explica que cada marca personal debe iniciar identificando el objetivo que se desea lograr, para luego establecer un tono de comunicación y una serie de valores que deben ser transmitidos según se haya establecido en el plan de difusión, de forma que al final se pueda asociar la imagen de una persona con esta batería de característica previamente definida.

Consejos para construir una marca personal

Dentro de los aspectos que hay que considerar al momento de decidir establecerse a sí mismo como una marca personal, se encuentran algunos aspectos previos:

  1. Definir qué se ofrecerá (producto o servicio)
  2. Palabras claves con las que se desea ser asociado
  3. El nombre de la marca personal: puede ser el nombre y el apellido natural de la persona, como el caso de Vilma Núñez u otro nombre que pueda ser fácilmente identificable, como es el caso de Bruno Mars, cuyo verdadero nombre es Peter Gene Hernández.
  4. El tono del mensaje, que ha de corresponder a la imagen que desee establecer la persona: amable y gentil, hogareña; confiable y profesional, atlética y multitasking…
  5. Valores asociados a la marca. Y, si se tiene un proyecto, los valores asociados a la marca personal serán directamente asociados al proyecto; de esta manera Bill Gates aporta a Microsoft sus valores de responsabilidad, profesionalismo, confianza, simpatía… Cabe acotar, que Bill Gates es una marca personal, realmente se llama William Henry Gates III.
  6. La imagen y diseño: debe establecerse acorde al mensaje a transmitir, desde los colores hasta la tipografía, todo debe ir en sincronía y armonía a cómo desea verse representado en los medios y el imaginario de las personas.
  7. Los canales para llegarle a la audiencia dependen a su vez de como sea segmentada esta: si son jóvenes que revisan Facebook toda la noche, jóvenes adultos que revisan Instagram en la mañana, madres amas de casa de 50 años que apenas revisan Twitter, pero siempre compran el periódico; todo depende de quién sea el target.
  8. Proyectar acciones especiales: y son varias; desde ir a una emisora de radio para darse a conocer hasta ser ponente en una conferencia o escribir un artículo para una revista. La idea es, poco a poco, formarse como un referente a la actividad comercial que se desea realizar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *