La presencia de la cultura corporativa: cómo crearla

La buena dinámica dentro de una empresa depende de la cultura corporativa o cultura empresarial, y esta depende del comportamiento y las actitudes de las personas que conforman la empresa, además de las comunicaciones y el cómo se dedique la empresa a transmitir sus mensajes.

Cuando se desea crear una cultura corporativa, hay que tener en cuenta que no es necesario una mega corporación, por el contrario, una sola persona puede ser -y debería ser- la representación de toda la cultura corporativa: desde su forma de expresarse hasta su manera de trabajar, todo debe transmitir lo que desea la empresa que sea asociado a sí.

Es así como uno de los primeros ítems que hay que tener presentes cuando se desea crear una cultura corporativa es la comunicación: define cómo deseas que las personas se comuniquen contigo, y luego establece cómo debes comunicarte con ellos para tener la respuesta deseada.

Asimismo, otro elemento que se transformará en un pilar para la cultura corporativa será el sentimiento de pertenencia que debe desarrollar quien interactúe de manera activa con la empresa, sea cliente o trabajador, la mejor manera de que pueda vivir la experiencia de la marca es que haga de la cultura corporativa de esta, la suya propia. Así podrá vivirla, comunicarla y compartirla de manera natural y proactiva.

El apoyo que debe dar el regente de la empresa es imprescindible, pues será él quien marque una pauta verdadera de la cultura corporativa y, en dado caso, corrija las acciones y comunicaciones que no vayan de acuerdo a la línea deseada y creada por los valores de la empresa.

TIPS para mejorar la cultura corporativa

De manera pragmática, no se ve nada sencillo poder establecer una verdadera cultura corporativa de calidad, sin embargo, no es un trabajo imposible y los resultados son altamente beneficiosos, por lo que hay que ir haciendo consecuentemente acciones pequeñas que permitan el enriquecimiento progresivo de la comunidad cultural.

  1. Comunica tu misión y visión

Que la comunidad haga de estos lineamientos el suyo será la base para que logren trabajar en pro a ello; si a eso le aumentan la forma en la que trabajan, es decir, bajo el marco de los valores establecidos, pues habrá una cultura armónica porque cada quien, desde su área, está aportando a lograr un objetivo y lo saben.

Tener un ambiente cómodo, amigable y honesto es la mejor manera de establecer una cultura real, dinámica y próspera. Por supuesto que los integrantes de la comunidad son todos diferentes, por ello hay que darles ese ítem en común que los una e identifique.

  1. Aprende a escuchar

La cultura se fomentará a través de la perspectiva de la comunidad, por lo que serán ellos quienes realmente sabrán qué sucede, cómo sucede y cuándo sucede dentro de la empresa. Pregúntales, no solo para tener una visión honesta de la realidad corporativa, sino para que ellos sepan que su opinión importa.

Al final, quienes tienen la capacidad de nutrir y hacer prosperar la cultura corporativa serán ellos.

  1. Implementa cambios pequeños y que todos participen

Desde crear un día particular en el que todos los integrantes de la comunidad usen un color de camisa en particular, instalar área de café o un columpio en las áreas verdes hasta utilizar una frase de saludo única: todo está diseñado para que las personas interactúen, hagan de su lugar de trabajo, su hogar y puedan sentirse con confianza para hacer de la cultura corporativa, una propia, algo que les haga decir “entiendo esto porque vivo aquí”.

El éxito y la integración de una buena cultura corporativa estará basada en la predicación basada en el ejemplo, no importa la línea que desee establecerse, desde el creador hasta un influencer o un trabajador, tener un arco de interacción comprometido con el mensaje de la empresa es la mejor manera de crear una cultura que perdure y se vuelve naturaleza de la marca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *