Consejos para crear un blog corporativo

Una de las mejores cosas que puede ofrecer una empresa o emprendimiento para apostar por la fidelidad de sus clientes es contenido creativo e interesante. Más allá de la excelencia y calidad en productos y servicios, una empresa no puede ofrecer eso únicamente sino que debe mantenerse en constante interacción con su público para que siempre la tengan presente. Por ello, una excelente alternativa para que una empresa se comunique y le transmita contenido a sus clientes y público en general es un blog, ya que este resulta una herramienta bastante poderosa en donde se pueden incluir artículos o noticias que relacionen dos cosas: la línea de acción de la marca y los intereses particulares de los clientes. Veamos un ejemplo hipotético:

Tenemos una marca de galletas de chocolate caseras que ha definido su público, está conformado por mujeres, personas cariñosas y a quienes les gusta pasar los domingos en familia (recuerda que es un caso no real). Muy bien, sabiendo esto, la marca podría tener su página web claramente donde ofrezca sus galletas y hable de su historia, pero ¿cómo podría lograr que las personas se interesen más en esas galletas y en esa historia? Algo tan simple como la creación de un blog podría ser una excelente iniciativa para ello.

Si esa marca de galletas de chocolate creara un blog donde realizara publicaciones de artículos interesantes para las características de ese público definido, las probabilidades de que el interés aumente serían mucho mayor, ¿por qué? Pues ese público sentirá que la marca lo conoce, sabe lo que le gusta y publica ideas que pueden nutrir su acontecer diario. Entonces, por ejemplo, una vez que ya mencionamos las características de ese público, algunos artículos podrían ser ideas de meriendas familiares, noticias de próximos eventos relacionados con el chocolate, recetas a partir de las mismas galletas (como un helado), entre muchas otras.

¿Qué se estaría logrando? Una atracción de este público, porque la marca les está brindando tips, consejos y contenido de interés que concuerdan con su personalidad, con su rutina y labores, por lo que aquellos que se sientan identificados crearán un vínculo de confianza con la marca, frecuentarán en blog para revisar las novedades (es importante por eso que siempre esté actualizado) y de manera indirecta se involucran con la marca. Luego cuando vean las galletas en el supermercado y se encuentren con una gama de galletas de chocolate caseras, ¿a cuál van a escoger? Efectivamente a aquella que le brindó consejos y se ha interesado en satisfacer no solo su necesidad por comer galletas sino por interesarse en su vida.

Creo que hemos explicado bastante bien entonces, por qué es importante para una empresa contar con un blog corporativo. Sobre la base de eso podríamos concluir que para llevar con éxito un blog de este tipo es necesario:

Definir a tu público

Esto forma parte del público al que va dirigido tu producto o servicio, pero es vital que definas los gustos y características de ese público para que tu contenido sea acertado y sea útil para los mismos.

El contenido del blog no puede estar aislado de la marca

Por supuesto que no vas a hacer publicidad, pero tampoco puedes hablar de cosas distintas, el punto es que exista una relación. Por ejemplo, la marca de galletas de chocolate puede referirse a mascotas, pero debe relacionarlo de alguna forma. Sería incoherente publicar “Enseña a tu mascota a ir al baño”, mas no una receta para hacer galletas con forma de perritos, por ejemplo. De igual forma, tu forma de dirigirte debe ser flexible y ligera. No te muestres muy rígido.

Concordancia visual con la imagen

Al igual que el contenido no puede estar aislado, la parte visual tampoco. Con ello nos referimos a imágenes, vídeos, esquema de escritura, tono comunicativo, colores, tipografía, etc. Debes mantener una estructura similar en todas las publicaciones y que estas a su vez también se relacionen con la marca.

Mantener tu blog actualizado

De nada servirá que subas artículos eventualmente, porque las personas se aburrirán. Debe ser algo constante. De dos a cuatro artículos semanales puede ser un buen número.

Otras recomendaciones

  • Si puedes enlazar la página web de tu empresa con el blog mucho mejor, de hecho es lo ideal. Que dentro de la misma página exista una sección de novedades y contenido interesante.
  • Puedes hacer algunos artículos relacionados con tu marca. Así sería una fusión entre publicidad de tu marca y contenido de interés. Ejemplo: dar ideas distintas a la original sobre cómo usar tu producto o servicio.
  • Identifica a las personas que redacten para tu blog
  • Cuenta historias (storytelling)
  • Incluye un buscador interno si puedes para que las personas puedan buscar todo lo relacionado a esa palabra o artículo.
  • Puedes dividir por categorías

En última instancia puedes invitar a las personas que siguen a tu marca en las redes sociales a que opinen sobre distintos temas (relacionados) de los que les gustaría saber más y recibir información. Así lograrás cuatro cosas:

  1. Interacción con el público
  2. Que el público sienta tomadas en cuenta sus ideas
  3. Nuevas visitas de personas que solo te siguen por las redes, pero no han visitado tu blog
  4. Nuevas ideas que harán felices al público y te disminuirán estrés a ti. En serio, cuando llevas varios meses publicando dos artículos semanales, llega un punto en el que se te agotan las ideas o semanas donde no tienes inspiración. Así que es como un ganar/ganar.

Te invitamos a contarnos cómo te fue implementando estos consejos. ¡Mucho éxito!


Te recomendamos:

LinkedIn como herramienta para buscar empleo

Herramientas de negocios: el modelo canvas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *