3 claves para el financiamiento de tu emprendimiento – Por Alejandro Pereira

Una de las etapas difíciles para el emprendedor es la búsqueda de financiamiento, por eso tener estos aspectos presentes pueden facilitarte esta tarea.

Muchas personas, en especial jóvenes, no llevan sus ideas emprendedoras a cabo por falta de capital monetario. Desde mi percepción esta falta de dinero se traduce en falta de un plan financiero sólido, pues pienso que

“Si la idea es realmente buena y se está preparado para ser emprendedor, el dinero no será un obstáculo”

Para poder conseguir ese capital monetario y que puedan hacer realidad sus ideas, deben elaborar de buen plan financiero, para ello es importante que se tenga en cuenta estos tres aspectos sobre el capital que se requiere:

 

            1. Cálculo correcto del capital de maniobrabilidad

Muchos emprendedores al proyectar su flujo de fondos en el plan de negocios, creen que no importa mucho si su personal cobra a quince o treinta días. Luego descubren que esa pequeña diferencia los deja sin capital para crecer.

Estimar mal los inventarios, las cuentas por cobrar y por pagar, pueden llevar al fracaso inmediato de cualquier emprendimiento. Por ello es recomendable trabajar en proyecciones del capital y el flujo de ingreso necesario para mantener el un proyecto, además de contar con la confianza suficiente de parte de sus inversores y proveedores.

                2. Proyección de la masa crítica de ventas

Las ventas son consideradas el gran motor o el flujo vital para todo negocio.  Por esto es de suma importancia estimar las ventas con la mayor objetividad posible, proyectando un nivel de ventas mínimo para el sustento de las actividades.

Se debe tener en cuenta también el flujo de clientes; muchas veces se considera que la cantidad de clientes, con el tiempo, solo tiende a crecer: en realidad no es así; a medida que transcurre el tiempo existe una tasa de pérdida de clientes y una tasa de ganancia de los mismos, esto es lo que define a la masa de ventas, siendo esta uno de los indicadores claves que permiten predecir si se puede mantener el capital y el aumento del mismo.

 

            3. Control de gastos y costos excesivos

El emprendedor debe diferenciar entre costos y gastos, entendiendo que un costo es aquella salida de capital que se incurre para producir un bien o servicio, como es la materia prima, insumos, mano de obra, energía para mover máquinas, entre otros. Mientras que un gasto es la salida de capital destinadas a la distribución o venta del producto.

Los costos van asociados directamente a los precios de ventas del bien o servicio, mientras que los gastos no están directamente asociado a ellos y se considera como una salida sin retorno directo.

Tener costos excesivos como lo son alquiler de costosas oficinas e instalaciones, más del personal necesitado o tener gastos excesivos en inmuebles, servicios de consultoría o abogados no necesarios, pueden llevar a la descapitalización del proyecto. Es por esto se debe llevar un control sobre esos costos y esos gastos.

Mi recomendación final es que existen muchas vías para conseguir capital, sin embargo, la más recomendable es conseguir inversores que crean y se comprometan por apostar por el proyecto. No es poco cierto que el inversionista, sin importar que no se dedique a gestionar el proyecto, es necesario que sienta que el proyecto tenga éxito y que tenga confianza en los emprendedores, ya que si ocurre lo contrario, puede llegar a ser un obstáculo, en vez de un impulso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *