La importancia de hablar otros idiomas para emprendedores

En un mundo de comunicaciones tan diversas, aprender otros idiomas para emprendedores es fundamental al momento de desarrollarse y ampliar sus posibilidades de éxito.

Debido a la globalización, el desenvolvimiento empresarial está estrechamente ligado a la comunicación de la organización, tanto interna como externamente; sin importar si se está empezando un nuevo proyecto o si se desea ampliar a otras partes del mundo, aprender otros idiomas para emprendedores puede ser un punto clave al momento de cerrar un trato, firmar un negocio o maximizar el alcance.

De esta manera, los emprendedores que aprendan otro idioma obtendrán beneficios personales y profesionales; según la Academia ABA English, aprender otro idioma le da a la persona flexibilidad mental, aumenta la atención, enriquece la cultura y, por ende, el imaginario y la creatividad; potencia las capacidades comunicacionales e incluso puede disminuir el riesgo de las enfermedades degenerativas como el alzheimer.

Entre los beneficios directamente relacionados con el mundo empresarial, se puede indicar que la gran mayoría de las empresas tienen su gestión en inglés, por lo que abrirse y adaptarse a este idioma en el mundo financiero puede marcar un hito en la carrera, ya que permite entonces entrar en nuevos mercados y ampliar la lista de aliados.

De igual forma, en el mundo de las telecomunicaciones y la informática ser capaz de hacer traducciones de calidad a las aplicaciones móviles o a las páginas web no solo maximiza las posibilidades de generar clientes asiduos, sino que crea reconocimiento dentro del gremio; ofrecer un producto o servicio en varios idiomas siempre es valioso.

¿Cuáles son los mejores idiomas para emprendedores?

La web Emprendedor en la nube publicó un artículo donde destaca cuáles son los mejores idiomas para emprendedores, considerando los más estudiados, ofertados y utilizados en el campo laboral.

No es de extrañar que el inglés sea el primero en la lista, más del 50% de la población lo utiliza en su ámbito profesional; si bien el mandarín es el idioma más hablado del mundo, por un tema de densidad poblacional, el inglés es el más utilizado en el mundo financiero y el mercado global.

El segundo en la lista es el alemán, con un 6% aproximado dentro del mundo laboral. Alemania es una potencia a nivel industrial que se ha forjado un camino gracias a sus avances tecnológicos y de mercado, por lo que aprender alemán implica ampliar el currículum y adelantarse a que, dentro de unos años, este idioma probablemente sea un requerimiento para hacer negocios.

Aunado a ello, facilitaría el establecer contacto con pequeñas agencias o emprendedores emergentes, este caso aplica también para los siguientes dos en la lista de idiomas más utilizados, como lo son el ruso y el japonés.

Sin embargo, también depende de en qué área se desee desenvolver. Al momento de elegir un idioma más sectorizado, hay que considerar que este representaría un puente de conexión con la población que lo usa como lengua materna; esta conexión, en el mundo mercadotécnico, debe tener un interés fundamentado. Sin embargo, desear aprender un nuevo idioma ciertamente es un beneficio a nivel personal, y no debería estar regido únicamente como beneficio económico o laboral.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *