Síndrome del boreout: la importancia de la motivación laboral

El portal web Psicología y Mente publicó recientemente un artículo sobre el síndrome de boreout. Este síndrome consta de la falta de motivación laboral y cómo esto influye en el rendimiento de las personas al momento de trabajar. Si bien es algo que afecta mayormente a quienes trabajan dentro de una oficina, también se pueden encontrar en el caso de quienes han iniciado un emprendimiento pero se sienten estancados en su progreso.

No solo afecta el rendimiento, sino que incluso puede afectar la salud física, mental y emocional del trabajador. En síndrome de boreout es un término creado en el 2007 por Philippe Rothlin y Peter R. Werder, quienes publicaron en 2009 un libro al respecto titulado “el nuevo fenómeno del trabajo: aburrimiento laboral crónico (boreout)”.

El síndrome del boreout no establece que el trabajador desmotivado es perezoso, sino que a raíz de disfunciones de la organización y la carga laboral la persona se siente insatisfecha profesionalmente, afectado así su autoestima, obligándose incluso a estar ocho horas frente a un monitor intentando hacer trabajo provechoso cuando, realmente, no se está siendo nada productivo.

Causas y consecuencias de la falta de motivación laboral

La motivación laboral es quizás el punto más importante para mantenerse activo y creativo para realizar todas las actividades deseadas; de padecer del síndrome del boreout la persona comenzará a sentir desinterés, desorientación y comenzará a realizar tareas repetitivas buscando eventualmente sentir un progreso que, al nunca llegar, simplemente hundirá más el autoestima profesional y personal del individuo.

Dentro de su libro, los autores explican las causas más frecuentes que generan este síndrome. Uno de los principales es, por supuesto, el trabajar solo por dinero y no por algo que realmente te guste y te motive a mejorar para aportar más y mejores ideas; al principio la idea de generar dinero puede sonar atractivo, pero eventualmente el trabajo desgasta y la única cosa que separa este agotamiento del rendirse es cuánto interés tengas en continuar, y eso depende de cuánto te guste lo que haces.

La sobrecalificación de la persona para la realización de una actividad es otro de los primeros ejemplos. No implica que no pueda realizar tareas sencillas, pero la motivación laboral a veces viene en formas de retos que impulsan a la persona a aplicar conocimientos de manera innovadora y creativa.

Otra de las causas frecuentes es la ambigüedad de roles y tareas: no especificar qué se tiene que hacer en un momento dado presta a confusiones, molestias y desdibuja los roles que debe cumplir un trabajador. Incluso si es un emprendedor cuya empresa consta de dos personas, cada actividad merece un rol a cumplir asignado y definido.

Consejos para mejorar la motivación laboral

Una manera ideal de mejorar la motivación laboral es preparar el ambiente de trabajo lo más posible para así orientar la actitud de las personas en pro al progreso del proyecto empresarial. Esta ambientación puede darse a través de metas cortas o definición de características principales que den forma a la personalidad con la que se quiere asociar el trabajo.

Promover el trabajo en equipo con tareas específicas y correlacionadas ayuda no solo a mantener líneas de productividad, sino también a motivarse mutuamente a través de la integración de conocimientos de diversas áreas.

Establecer sistemas de roles y status, por más rígido que suene, también ayuda a la motivación laboral: no solo indica posibilidades de crecer dentro de un proyecto, sino que facilita canales de resolución de problemas y comunicación, otorgando herramientas y cuotas de poder de manera correcta y bien administrada.

La gestión del personal no puede desestimarse, no importa qué tan pequeña sea la empresa, pues esta definirá bajo qué esquema se ha de trabajar. La flexibilización de ambiente y horario es bastante moderna y llamativa, pero equilibrarla con una definición clara de tareas es necesario para no volver del trabajo algo aburrido y sin sentido.

El objetivo es evitar que se presente el síndrome de aburrimiento crónico a través de la constante dinamización del entorno, y la manera de garantizarlo es planteando esquemas organizados de actividades relacionadas, que promuevan el desarrollo de agilidad mental, creatividad y capacidades de relación entre trabajadores, buscando siempre la motivación laboral natural para conseguir el mejor resultado en cada tarea realizada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *