Neuromarketing como base de las nuevas comunicaciones

Cuando se habla de neuromarketing se hace referencia a un proceso de aplicación de tecnologías para estudiar las respuestas neurológicas de una persona ante ciertos estímulos, así lo explica el portal web Neuromarca.

Uf, suena como un trabaj√≥n, ¬Ņcierto?

Sin embargo, y gracias a cosas increíbles como la socialización y transculturización, no necesitamos realizar encefalografías para poder desarrollar estrategias de Neuromarketing, porque ya una gran cantidad de personas maravillosas asentaron las bases para que otros puedan hacer su camino dentro del mercado con unas líneas ya limitadas, esto se debe a que existe algo llamado el inconsciente colectivo.

Este plano unifica a las sociedades de forma segmentada y es lo que permite definir las generaciones como elemento de respaldo para crear una estrategia; gracias al inconsciente colectivo podemos saber que los babyboomer necesitan un lenguaje distinto que los millennial para que se puedan identificar con una publicidad.

El Neuromarketing como estrategia de investigación, y orientada hacia la publicidad, es lo que permite que se puedan producir anuncios, comerciales y presentaciones de marca que logren generar empatía con las personas para que estas, básicamente, se quieran casar con aquello que se les está ofreciendo.

A través de esta estrategia los creativos pueden considerar cómo es el proceso de toma de decisiones de los consumidores, basándose en las reacciones subconscientes que estas tengan cuando se les presentan distintas opciones, visiones y expresiones de la marca.

Es una cuestión de lograr conectar imágenes, tanto visuales como mentales, con las emociones de las personas. Y por acá entra el storytelling…

Neuromarketing: la estrategia detr√°s del storytelling

Por si no leíste nuestro artículo: Storytelling, el arte de contar historias, me permito hacer un inciso para explicar que las comunicaciones actuales se basan en crear historias para convencer a los consumidores de que su marca es con la cual deben asociarse; sea por emoción, valor y empatía, el objetivo es que el cuento conecte con las personas.

Yasmín Centeno, profesora de las cátedras de Dirección de Arte y Comunicación Oral de la Universidad Católica Andrés Bello,  habla sobre tres tipos de interpretaciones que son casi pasos a seguir para comprender cómo funciona el comportamiento del consumidor y usarlo a favor en las estrategias de marketing:

  1. Interpretación cognitiva: cómo piensa el target.
  2. Interpretación afectiva: sentir las emociones en relación al producto final.
  3. Interpretaci√≥n comportamental: comprender el modo de actuar del p√ļblico.

¬ŅPor qu√© es importante tener en consideraci√≥n estas interpretaciones? Pues, la respuesta es que, al momento de construir el storytelling, hay que manejar correctamente la triada. Al entender c√≥mo piensa el p√ļblico, sabemos la postura que pueden tener ante el tema que plantee la historia; luego, gracias a la simbolog√≠a tanto del color como de los elementos en pantalla, se pueden recrear las sensaciones deseadas y, as√≠, podremos encausar al p√ļblico a que tome la acci√≥n que se pretende lograr.

Es un tema de conectar todos los puntos. En las publicidades se trabaja lo que es la diferencia entre lo que se desea contar y el c√≥mo se cuenta; hoy en d√≠a, no basta con decirle al p√ļblico que compre tu marca, sino que hay que mostrarle con luces y se√Īales el por qu√© hay que hacerlo.

Una cosa es la idea en bruto y otra es la historia y el relato que derivan de ello, y por ello se hace uso del neuromarketing, porque con él se puede definir que los millennial son ecológicamente sensibles, y a raíz de ello se puede generar una historia que, contada con símbolos, haga referencia de porqué tu marca, sea un producto o servicio, combina con las afinidades de ellos.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *