marketing para emprendedores: ¿Cómo segmentar el mercado?

Cuando se lleva a cabo un proyecto empresarial, sea con productos o servicios, hay que identificar ciertos puntos clave desde el inicio del negocio; uno de ellos es conocer el target o público meta. Este público representa aquella población a la que se le dirigirán todos los esfuerzos para convertirlos en clientes, y aprender a identificarlos significa aprender a segmentar el mercado.

Segmentar el mercado es un proceso mediante el cual se determinan las características de aquellas personas a las que se les hará llegar no solo el producto o servicio, sino a quiénes estarán dirigidas las publicidades y estrategias de mercado. Este proceso conlleva saber qué necesidad queremos satisfacer y, entonces, identificar qué público con ciertos rasgos en común puede ser el indicado para convertirse en nuestro cliente principal.

Para segmentar el mercado tradicionalmente se utilizan 5 variables:

  1. Geográfica: dividir el mercado según su ubicación física permitirá establecer los mecanismos de acción para llegar adecuadamente a cada sector; conocer los detalles de su contexto geográfico aportará conocimiento cultural e ideológico que puede implementarse en la estrategia de mercadeo.
  2. Demográfica: establecer parámetros como edad, sexo, estado civil es importante para identificar inclinaciones preferenciales genéricas de cada grupo.
  3. Psicográfica: criterios sobre la clase social, sus costumbres, valores y cultura permiten adoptar medidas particulares y centralizar esfuerzos.
  4. Socioeconómica: conocer el nivel o rango de ingresos promedio es otra forma se reducir las variables y acercarse más a lo que desea el público meta por su capacidad adquisitiva.
  5. Conductual: estudiar e investigar sobre qué actividades realizan estas personas que tienen características en común, así como qué ideologías pueden o no compartir, que actitud toman ante el producto o servicio, hábitos de consumo, entre otros.

¿Por qué hay que aprender a segmentar el mercado?

Las metodologías no son excluyentes entre sí; cada variable es un complemento de otra, por lo que aplicarlas en conjunto permitirá reducir cada vez el público al que se desea alcanzar.

Para el emprendedor hacer esta selección no parecerá sencillo y puede que parezca que se reduce la posibilidad de generar ingresos, pero determinar de manera directa qué personas son más propensas a adquirir su producto o servicio permitirá crear una base de clientes afines o asiduos, que son aquellos que se mantendrán con la marca a lo largo del tiempo y quienes, al final del día, serán los mejores portavoces de la marca.

A medida que los proyectos crecen, se encuentran cada vez más presionados por la competencia; los riesgos de que las líneas de acción no sean suficientes o que se pierda el objetivo de la empresa se reducen al tener una buena segmentación del mercado, porque se concentrarán los esfuerzos en afianzar la empatía con los clientes primarios y se abren puertas de desarrollo para mercados convenientes que pueden estar siendo desatendidos por la competencia.

Al final, la segmentación es un recurso para todo aquél que ingrese en el mundo empresarial y corporativo, desde el negocio más pequeño a la transnacional más grande, el aprender y hacer seguimiento a la segmentación del mercado será una manera de afianzar el qué quiere lograr la empresa y delimitará los caminos para lograrlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *