La otra cara de la moneda: síndrome burnout

Anteriormente se ha mencionado la importancia de la motivación laboral para evitar el síndrome del boreout o del aburrimiento crónico, que se basa en la fatiga, el desinterés y la desorientación derivada de la mala distribución y organización del trabajo; en este caso, cuando se habla del síndrome burnout o “quemado” se refiere al nivel de estrés que puede sentir un individuo al punto de sentirse completamente consumido.

El síndrome burnout es el opuesto al síndrome boreout, en principio porque el segundo podría ser una analogía con congelarse en el trabajo; sentirse estancado al punto de no ser productivo porque el aburrimiento y la falta de motivación carcomieron las ganas de trabajar. Por otro lado, el burnout es cuando la mala organización de las tareas acaba por agobiar al trabajador, tanto que su estrés comienza a afectar su salud mental y física, reduciendo su productividad.

De esta manera se trabajan como síndromes opuestos en cuanto a causas específicas, pero son derivados de la mala organización y distribución de las tareas, trabajos y roles de igual forma.

El burnout es un proceso paulatino de despersonalización, que acaba por desinteresar a la persona del trabajo porque comienza a sentir rechazo hacia él, debido a la gran cuota de estrés con el que viene ligado. Poco a poco lo que irá cuesta arriba de responsabilidades y tareas pendientes se reducirá a falta de apropiación del trabajo y desesperación profesional y personal.

Consejos para evitar el síndrome burnout

Este síndrome es estudiado desde 1969 y definido casi 20 años más tarde por las psicólogas  C. Maslach y S. Jackson, por lo que se entiende que es un principio delicado y con muchas vertientes. Es por ello que Sujan Patel, marketero y co-fundador de la web Profits publicó un artículo acerca de sus 13 consejos no convencionales para lidiar con el burnout.

  1. Ve caricaturas

Regresar a la niñez es una forma de recordar que no todo tiene que ser trabajo, órdenes de entrega, tareas por hacer y metas incumplidas. Parte de la forma de resolver problemas viene de la creatividad y ¿qué mejor forma de fomentarla que regresando a la época de agilidad mental más natural e imaginativa del mundo? No necesariamente tienes que ver caricaturas, pero busca alguna actividad que te permita desconectarte: pasear en bicicleta, jugar con tu mascota o levantarte tarde para desayunar cereal con leche, ¡lo que te haga feliz!

  1. Cambia un poco de actitud

Y no hay nada más desesperante que decir que el problema es uno, pero ciertamente el síndrome de burnout se caracteriza porque comienzas a imponerte barreras. Intenta cambiar ese “no puedo” con un “¿de qué forma puedo lograrlo?”, algo tan simple te predispone a que hay una salida, solo te falta llegar a ella.

Posdata: ¡Pregúntale a otros! Es válido; si estás algo perdido en el camino, pues pide indicaciones, tal vez alguien ya pasó por allí.

  1. Desarrolla hábitos

Facilitará establecer ritmos naturales de actividad; en vez de quedarte estancado en tu silla cuando no puedas resolver un problema, comienza a tomar una merienda a una hora determinada del día, sal a trotar 30 minutos o simplemente escucha música aleatoria en Youtube, de esta forma tendrás un escape del trabajo asegurado y que te permitirá relajar la mente un segundo antes de volver a empezar.

  1. Establece metas

No significa perder de vista del objetivo, al contrario te ayuda a definir todas esas pequeñas actividades que debes realizar para alcanzarlo. Muchas veces el síndrome burnout comienza porque tu objetivo se ve totalmente inalcanzable: bájalo a metas cortas, esto ayudará a que veas un progreso constante y paulatino que reducirá el estrés y aumentará el dinamismo y la motivación.

Posdata 2: ¡Es válido celebrar! Date un gusto cada que cumplas una meta, recuerda que todo tu trabajo merece ser valorado, y el primero que debe hacerlo eres tú.

  1. Organiza tu ambiente de trabajo

Separa muy bien tu trabajo de tu vida personal, y esto es clave para personas que trabajan desde su casa o emprendedores que no tienen oficinas fijas. Alterna lugares entre cafés donde puedas llevar tu laptop o incluso una libreta y bolígrafo en un parque, la idea es alejarte cuando comiences a sentirte agobiado porque las tareas de las dimensiones personales y profesionales comienzan a mezclarse. Para ello, también ayuda delimitar el espacio de trabajo en casa.

Estas son solo algunas recomendaciones de Patel para superar el síndrome burnout; no somos máquinas ni robots, todos estamos expuestos a caer en estas problemáticas y eso está bien, lo importante es tener la voluntad de respirar profundo, aceptar consejos e intentar algo nuevo para seguir avanzando con el proyecto empresarial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *