Técnicas de aprendizaje: de lo básico a lo práctico

El desempeño en el área laboral depende en gran medida de cómo absorbemos información y la convertimos en acciones viables y factibles; por lo tanto las técnicas de aprendizaje son primordiales al momento de no solo adquirir conocimiento, sino conocer las formas de aplicarlo, evaluarlo y corregirlo.

Para los emprendedores, es de gran ayuda tener este tipo de información. Principalmente porque no todos aprendemos de la misma manera; las técnicas de aprendizaje son, básicamente, herramientas en las que dosificamos la información que vamos a estudiar en pro a mejorar y refinar su interpretación.

Eso apela a que un negocio, una manera de innovación, la construcción de una marca per sé depende mucho de cómo se interpreta la idea original. No solo basta con memorizar una serie de pasos o unas cuantas líneas, resulta que tal vez la mejor idea para maximizar el alcance o mejorar la personalidad y objetivo de la marca está allí, escondidos bajo distintas formas de interpretación. Conocer las distintas técnicas de aprendizaje permite entonces agilizar el cómo leer y materializar la idea, así como encontrar otras formas de afrontar un problema.

Tipos de aprendizaje

En teoría, se puede apreciar los distintos tipos de aprendizaje desde varios puntos de vista. En este caso, se trata de los tipos de aprendizaje según el cómo se almacena la información:

  1. Aprendizaje receptivo

    En estos casos, las personas de aprendizaje receptivo suelen aceptar cualquier contenido y estímulo que llegue a ellos, tratando de absorberlo tal como llegan y, probablemente, todo lo que conlleve. Incluyendo la opinión personal del emisor.

  2. Aprendizaje por descubrimiento

    A pesar de tener un guía o tutor, este tipo se caracteriza por retener aquella información que nace de la búsqueda activa de la misma.

  3. Aprendizaje memorístico

    Este tipo es quizás uno de los menos valorados en el área de la enseñanza, porque consiste en aprender una serie de preceptos e ideas, además del contenido a estudiar, de manera individual, recordando hilos conductores entre definiciones y no relacionándolos con otros elementos.

  4. Aprendizaje significativo

    Este mezcla un poco de todas las herramientas anteriores; utiliza el conocimiento básico-teórico ofrecido por alguien más y busca interpretarlo según otros parámetros buscados e interconectado todo lo demás.

Estas formas de aprender son, en general, válidas desde dimensiones distintas del ser humano, porque comprender que no todos vamos a entender la misma información de la misma manera, humaniza la actividad y mejora el rendimiento, pues no hay peor forma de enseñar que hacerlo de un tópico o forma que no motive a la persona a desarrollar por sí mismo el proceso de internalización del conocimiento. El objetivo es que quien adquiera el conocimiento lo haga por voluntad e interés personal.

Dependiendo del área de desarrollo, el ser humano puede aprender mejor de una u otra forma; lo importante es intentar desarrollar distintos tipos de aprendizajes, porque al momento de comenzar a lidiar con otros clientes y trabajadores es importante reconocer al otro como alguien con un rol distinto, pero igual a mí, y que para llegar a un entendimiento no necesariamente había que discutir, sino plantear objetivos de formas distintas. A veces, sí es cuestión de perspectiva.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *