Yoga en la oficina: otra forma de lidiar con el estrés

No es mentira que cada vez es más complicado sacar un proyecto adelante; no importa si están llevándolo a cabo una persona o siete, muchas veces hay elementos que se escapan de nuestras manos y, por ende, nuestro nivel de estrés es alto. El yoga en la oficina es una alternativa para lidiar con el estrés.

Una vez entendiendo que ser un trabajador compulsivo puede hacer estragos con la salud, comprendemos que es necesario alcanzar un equilibrio mental y físico para poder rendir al máximo y lograr grandes avances con un proyecto, marca o negocio.

Una de las propuestas más novedosas que se ha presentado últimamente es el yoga en la oficina: esta actividad, que tradicionalmente tiene un componente eminentemente relajante, se adapta ahora como una opción para las personas que requieren equilibrar sus energías, recargar baterías y seguir, cada vez más, avanzando sin perjudicar su salud.

Además, debido a la modernización del a era digital, muchas veces ser un trabajador compulsivo implica estar mucho tiempo sentado frente a la computadora; esta actividad puede afectar desde la vista hasta la postura si no se corrige y trabaja correctamente.

El objetivo es hacer que el trabajador se haga consciente de la importancia que tiene que trabaje con un nivel de estrés mínimo; es imposible no preocuparse, pero si esta preocupación llega a un cierto extremo, más que buscar soluciones una persona puede convertirse en su mayor obstáculo. Es por ello que tomar en cuenta estos consejos para tener una sesión de yoga en la oficina es importante si se quiere aprovechar al máximo una rutina distinta pero laboralmente gratificante:

Técnicas desde el escritorio para practicar yoga en la oficina

Mejora la concentración a través de la respiración

Expertos explican que a veces centrarte en tu propia respiración es lo ideal para bajar radicalmente los niveles de adrenalina y ansiedad mal trabajados. Cuando te sientas muy abrumado por alguna problemática que no logras resolver, cierra los ojos un momento, respira profundo y céntrate simplemente en el aire que respiras: una vez que regreses al trabajo, ya tu respiración acompasada pero rítmica se mantendrá a nivel con tu actividad laboral, por lo que adiós al estrés y a la parálisis laboral que este implica.

Esto se logra a través de la postura correcta, no necesitas demasiado tiempo para meditar algunos minutos que beneficiarán toda tu carrera: coloca los pies derechos frente al escritorio, apoya las manos en las piernas y mantén la espalda recta.

Estira las piernas, los brazos, la espalda…

Básicamente todo el tronco y las extremidades inferiores. No representa hacer una rutina de gimnasio, sino saber cuáles posiciones ayudan a reducir ciertos malestares físicos que pueden afectar indirectamente al rendimiento laboral y por ende el equilibrio espiritual o motivacional.

Esto ayuda no solo para la circulación de la sangre sino para la del aire. Levantarte un par de minutos y practicar alguna de esas posturas que ofrece el portal de CNN sobre yoga para la oficina, usando como punto clave y de apoyo la mesa, será lo ideal para corregir la postura y relajar los músculos tensos

Al momento de decidir hacer yoga en la oficina, sabemos que hay que sacrificar algunos minutos de la hora del almuerzo para practicarlo, pero volverías revitalizado para adelantar al mejor ritmo el trabajo pendiente.

Igualmente, técnicas hay muchas, lo importante es identificar cuál es la más práctica dependiendo de tu contexto, tu horario y la actividad que realices.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *