Errores empresariales: ¿Cómo enfrentarlos?

Equivocarse es de humanos, y de empresas también. ¿Crisis? nos suceden a todos, pero ¿cómo sobrellevarlas?

Cometer errores es algo completamente normal y natural, pues las personas los cometemos todo el tiempo, y  es que una parte importante del aprendizaje para adoptar nuevos conocimientos y habilidades que nos lleven a ser considerados “expertos” en alguna área es ese proceso que coloquialmente conocemos como ensayo y error, pero ¿qué sucede cuando los errores los cometen empresas y grandes corporaciones?

Como clientes o público de cierta organización o marca, a veces pensamos que las empresas deben ser perfectas y jamás mostrarán defecto alguno, pero allí es dónde viene nuestro primer error, pues cualquier corporación se conforma por personas, por lo que siempre estará bajo riesgo de cometer alguna falla, y esto es algo que debemos tener en cuenta.

No obstante, siempre existen consideraciones que cualquier empresa puede tomar en cuenta para prevenir y estar preparado ante cualquier imprevisto que ponga a la imagen de la organización en peligro.

Designar un comité especial para tales situaciones

Este comité se encargará de investigar y plantear posibles situaciones de crisis, de manera que se pueda anteceder un plan de acción según cada situación. Es imposible prever todos los escenarios, pero al menos servirá de guía.

Designar un vocero y/o líder para tal caso

Esta  persona será la encargada de dar declaraciones públicas a modo de evitar malentendidos y confusiones.

Aceptar los errores públicamente

Aceptar el surgimiento de una falla, pedir disculpas por las molestias ocasionadas y comprometerse a buscar una solución demuestra respeto por parte de la organización hacia sus clientes y audiencias.

Obtener la confianza de su público con anterioridad

La mejor forma de lograr esto es a través de la construcción de un vínculo emocional con su público y el mantenimiento de una buena imagen de manera prolongada. Cuando una persona siente afecto por cierta empresa o marca, se interesa en conocer a fondo su actividad, por lo que sabe que el imprevisto se trata de solo un error y defenderá a la organización.

Tomar acción

Lo más importante es que se encuentre una acción justa y viable. De nada sirve disculparse y prometer una solución, si esta jamás llegará. Para que una empresa sea reconocida por su seriedad, deberá cumplir sus promesas.

Redacción de un manual especial para dichas situaciones

Esta es realmente la base de todas las recomendaciones, pues en este manual podrá especificarse la conducta y pasos a seguir ante cualquier situación de emergencia detalladamente. En dicho manual podrán explicarse de manera escrita todos los anteriores puntos, así como el establecimiento de un tiempo máximo de respuesta, los medios de comunicación a utilizar, creación de patrones de mensajes comunicacionales, entre otros.

Llevando a cabo estos consejos, la solución no queda garantizada, pero sí agilizará el proceso de respuesta y solución, que es lo que al final tiene mayor importancia. Cuando fundamos una empresa o somos parte de una, debemos aceptar el hecho de que esta cometerá fallas y tendrá imperfecciones, pero lo importante es que tales equivocaciones lleven a nuestra empresa a su meta y logren el objetivo de hacerla crecer y transformarla en algo mucho mejor y más grande de lo que ya es.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *