¿Cómo mantener una buena imagen corporativa?

La reputación y la imagen de una empresa se llevan mediante las relaciones públicas, es por esta razón por la que son tan importantes en la gestión empresarial para que sea bien vista y considerada dentro del círculo de confianza de las audiencias.

Aspectos que debemos revisar en nuestra empresa

Tono comunicativo

Debe considerarse el tono con el que nuestra empresa se va a comunicar con su público. ¿Es amigable? ¿Primera o tercera persona? ¿Seremos cercanos o mantendremos distancia? Estas son algunas de las preguntas que dicho tono deben responder y todo ello dependerá de la naturaleza de la organización, su personalidad, lo que ofrece y sus objetivos. Este tono debe mantenerse siempre para no generar confusiones.

Valores corporativos

Los valores de la empresa son muy importantes, ya que permiten que esta tenga compromiso hacia la sociedad y genere mayor confianza, además ellos determinarán la forma de actuar de la empresa y de quienes trabajan en ella, así como permitirá resaltar aquellos aspectos que tengan mayor relevancia para la organización.

Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

Una empresa que tenga programas de responsabilidad social será siempre bien vista, ya que la involucra con su entorno y la humaniza a la par que resalta lo importante que es para la organización contribuir con la sociedad y apoyar las necesidades actuales.

Estar presente en los medios sociales

Actualmente una organización que no tiene presencia en los medios sociales no existe, ya que este es el principal canal mediante el cual las personas se informan, interactúan, se divierten, pasan el rato, etc. Por ello estar en los medios sociales significa estar presente en la vida del público para recordarle la existencia de la organización.

Generar confianza y viralidad en las audiencias

Dicha confianza y viralidad se consigue generando contenido interesante, innovador y actualizado para las audiencias, pues estas sentirán que la organización se involucra con su vida cotidiana. Asimismo, con programas de RSE también se genera confianza. La viralidad es sinónimo de estar siempre presente en la mente del público, lo que sucede cuando la organización ofrece detalles, beneficios y ocasiones especiales para sus clientes, puesto que así logra que ellos se sientan tomados en cuenta y se interesen mucho más por las actividades de la empresa. Tal confianza y viralidad serán esenciales a la hora de cualquier falla comunicacional, error o crisis que pueda sufrir la empresa, pues el público defenderá a la organización y sabrá que solo se trata de un malentendido, por lo que la imagen de la empresa no se verá gravemente afectada.

Cada uno de estos aspectos le otorgarán una mejor imagen a la organización. Es importante recordar que las audiencias deben sentirse valoradas y útiles, por lo que toda actividad de la organización debe girar en torno a su público (interno y externo) y buscar que exista mayor comodidad e identificación con la empresa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *