Ejercicio físico y trabajo. ¿Cómo no morir en el intento?

Sabemos lo difícil que puede ser mantenerte en forma a la vez de cumplir con una jornada laboral de turno completo (8 horas) cinco días semanalmente, o trabajar medio tiempo, estudiar y aun así guardar tiempo para realizar actividad física. Pero también sabemos lo importante que es para las personas hacer ejercicio, por los múltiples beneficios que tiene el llevar una vida sana, tales como mejora en la circulación de la sangre y estado de ánimo, disminución de la fatiga, mejora de la resistencia a la insulina, flexibilidad y movimiento de las articulaciones y, por supuesto, mantenimiento del peso corporal (avalados por la Organización Mundial de la Salud).

A veces lo que resulta complicado de combinar estas dos actividades es el cansancio y la falta de tiempo, pero los frutos que se obtienen a partir de la actividad física, realmente valen la pena el sacrificio. Así que te invitamos a motivarte, a tener fuerza de voluntad y a seguir estas recomendaciones para que puedas lograr el equilibrio entre la vida laboral y la actividad física.

Mentalízate

Resulta más fácil hacer ejercicio si de plano nos programamos mentalmente para hacerlo. Si lo tomamos a la ligera y lo consideramos una actividad opcional, que solo realizaremos si nos provoca o si acaso no nos sentimos cansados, es muy probable que pase el día o llegue el momento y optemos por decir “mejor mañana, hoy no”. Es importante que la actividad física esté en nuestro pensamiento desde el inicio del día o la noche anterior.

Organiza un calendario de actividades

Está relacionado con el punto anterior, pero con la diferencia de programar los días y las horas exactas en las que realizaremos la actividad. Resulta más fácil si te inscribes a una clase, actividad o deporte a tu conveniencia, pues así queda un horario fijo que podrás aprovechar. Sin embargo, si los gatos o el tiempo no te lo permiten, puedes apartar al menos una hora del día en la mañana (si tienes el tiempo) o de la noche de tres días a la semana y uno del fin de semana. A estos días les asignas una categoría como brazos, abdomen, piernas, hombros o glúteos. No tienes que hacer todos, sino que puedes seleccionar dos de ellos y así te facilita el proceso y ya sabrás que hacer. Por ejemplo: Lunes será el día de brazos, hombros y abdomen y miércoles será de piernas y glúteos.

Aprovecha las escaleras y las caminatas

Nunca está demás aprovechar las escaleras de tu edificio si vives en un piso bajo o caminar un poco más desde tu carro al trabajo.

Alimentación adecuada

A veces es difícil contar con una comida sana todos los días, pero hay cosas que se pueden evitar o sustituir, como las salsas, azúcares, disminuir porciones, incluir  ensalada, entre otros. Este punto es importante, ya que debemos recordar que 80% de mantenerse sano es la alimentación y el restante 20% es ejercicio. Además desmotiva el hecho de ejercitarse para luego perder todo el esfuerzo con una mala alimentación. Te invitamos a ser creativo e inventar platillos deliciosos y sanos que puedas guardar en la nevera y te ayuden en el ahorro de tiempo.

Relaja tu mente

Aquellos días en los que de verdad no puedas dedicarle al ejercicio, al menos guarda mínimo 15 minutos de la mañana o la noche para que te dediques un tiempo para ti, medita, respira suavemente y relaja la mente, pon alguna música que te ayude a oxigenar los pensamientos y libera el estrés, esto le ayudará a producirle oxitocina a tu cerebro y liberarlo de pensamientos negativos y nocivos, lo que influirá positivamente en tu estado de ánimo y equilibrará tus emociones.

Realiza rutinas cortas, pero intensas

No es necesario que pases 2 horas corridas de entrenamiento, puedes escoger rutinas de 15 minutos, pero que sean bastante intensas. Por ejemplo: si te toca hacer brazos y abdomen, puedes dedicar 15 minutos a los brazos, 15 al abdomen y 15 al cardio, aquí ya serían 45 minutos de ejercicio, más 15 minutos de estiramientos (siempre debemos estirar después de alguna actividad física) te daría una total de 1 hora. 1 hora de 24 no parece casi nada; sin embargo, es mucho mejor que quedarte en el sedentarismo. Lo importante es que sean intensos y variados (cambia las secuencias, usa pesas un día, ligas, otro, etc). Más abajo te recomendamos un canal y algunos videos que realizan rutinas cortas, pero intensas, lo que te ayudará en la distribución del tiempo.

Sabemos que compaginar estas dos actividades no es una tarea fácil, pero tampoco es imposible, lo importante es que tengas la motivación y hagas uso de tu creatividad. Deja las rutinas largas y extensas para los fines de semana (si los tienes libres) o el día que tengas más tiempo. Igualmente dedica los fines de semana a las actividades distintas o que más te gusten como alguna clase, deporte o actividad al aire libre.

A continuación te ofrecemos varias opciones canales que siempre actualizan nuevos videos de rutinas cortas, rutinas medias y largas (no más de 45 minutos).

Gymvirtual

Entrena con Sergio Peinado

LumoWell – Fitness

Anabel Ávila

 


Te recomendamos: 

Hábitos de salud para emprendedores

Refrigerios ricos y ligeros

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *