Errores en el maquillaje para trabajar

Cuando hablamos de imagen personal y carta presentación no solamente es importante la manera en cómo vestimos, sino que otros factores como el peinado, las uñas o el afeitado (en el caso de los hombres), tienen importancia sobre lo que proyectamos visualmente hacia otras personas. En este artículo, le dedicaremos un espacio al maquillaje, ya que este forma parte del perfil de las mujeres y debe ser acorde al trabajo.

Dicho esto, te ofrecemos una lista de algunos errores frecuentes que se pueden cometer al maquillarse para ir a trabajar.

Usar sombras metalizadas

Este es el error más común y el más grave. Usualmente, la jornada laboral se ubica en horario diurno, así que el uso de las sombras metalizadas no es acorde al mismo. La razón de esto es que existe mucha iluminación natural como consecuencia de los rayos del sol, los cuales se reflejan y rebotan en los tonos metalizados que de por sí funcionan como iluminadores. Este mismo consejo aplica igualmente para aquellas sombras escarchadas. Lo mejor es optar por tonos mate para el día y dejar el resto para la noche. El único color metalizado permitido y usándolo muy livianamente es el dorado, ya que este permite obtener una iluminación fresca.

Usar sombras muy coloridas

No es que los colores estén prohibidos, pero hay que saberlos escoger muy bien para que no causen ruido. Para empezar, como se dijo anteriormente, deben tener una textura matizada, y lo mejor es combinar un color fuerte con uno más claro. Los mejores colores que hay para el día son el marrón y los tonos ladrillo, por su capacidad de generar profundidad en la mirada sin ser tan dramático como el negro. Una combinación perfecta para el día es un beige o un dorado suave con un marrón en la cuenca (extremo externo del ojo).

Combinar mucho maquillaje de ojos con un labial muy fuerte

Los labiales en tonos fuertes (como el rojo carmesí, fucsia, vinotinto, etc.) están permitidos, siempre que lo acompañemos de un maquillaje de ojos muy sencillo (solo rímel, delineado sutil y/o sombras muy claras), para que no desentone. Si, por el contrario, preferimos un maquillaje más elaborado o colorido en los ojos, entonces lo mejor es acompañarlo de un labial más delicado.

Los cateyes y delineados grandes

No es que este sea un error directamente, sino lo importante es combinarlo bien. Si se opta por un cateye, lo mejor es que no uses sombras y el labial sea suave.

No colocarse rímel o tapa ojeras

Debes recordar que el rímel es fundamental en cualquier maquillaje (sea de día o de noche), ya que este abre la mirada y le da profundidad. Igualmente, por otra parte, si el horario de trabajo inicia en las mañanas es muy probable que tengas algunas ojeras, así que lo mejor es taparlas para no mostrar signos de cansancio.

No depilarse las cejas

Aunque no lo creas, las cejas juegan un papel fundamental en la limpieza y pulcritud. Por más perfecto que sea un maquillaje, si las cejas no están depiladas, no se verá limpio. De hecho, con un maquillaje sencillo y las cejas bien definidas y maquilladas, se tendrá un aspecto cuidado, simple y agradable.

Por último, no olvides que puedes usar rubor de color marrón en los pómulos para definir un poco más el rostro e iluminar un poco las mejillas (justo a un lado del rubor) para dar un aspecto más fresco.

Dependiendo de la formalidad de la empresa o lugar de trabajo, nuestra imagen deberá tener mayor o menor grado de arreglo, por lo que es importante que antes que todo revisemos qué tan formales o informales son las reglas en nuestro trabajo; sin embargo, siempre funciona favorablemente si se usa de la manera adecuada y empleando los usos correctos, pues si se utiliza en demasía podría causar ruido visual y no ser coherente con la imagen de la empresa, mientras que si se usa muy escasamente o no se usa en lo absoluto, podría generar una sensación de descuido personal y debemos recordar que como empleados somos quienes representamos a nuestro lugar de trabajo.

Luego de comentar estas recomendaciones te invitamos a ver algunos ejemplos de fotos y vídeos que ofrecen tutoriales y explican lo que hemos mencionado de una manera más ilustrativa para que puedas hacerte una idea de lo que hablamos y tomes la iniciativa de probar cosas nuevas y de llevar un rostro fresco y perfecto para el día a día de trabajo.

Resultado de imagen para maquillaje trabajo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Te recomendamos:

¿Primer trabajo? Escoge la vestimenta perfecta

Introducción al branding: qué, cómo, por qué

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *