Formas de explotar la creatividad de un emprendedor

No hay nada más frustrante que tener un bloqueo creativo; para los emprendedores esto puede representar una preocupación bastante grande, pues es uno de los motores principales de la actividad laboral emprendedora. Sin embargo, explotar la creatividad no es algo innato, por lo que hay que reconocer cuáles son los mejores momentos para aprovecharlos al máximo.

Lo primero es aprender a identificar en qué período la concentración aumenta; todas las personas, según WestHost, tienen horarios de productividad, lo que se traduce en que son personas diurnas o nocturnas.

Curiosamente, los picos de creatividad funcionan de manera inversa según los horarios de concentración; las personas nocturnas son más productivas en la noche, por lo que la mayor parte de su trabajo y resolución de problemas comienza al final de la tarde, y viceversa con las personas diurnas.

Esto se debe a que, al tener altos niveles de concentración, todo el esfuerzo se está dedicando a la tarea en cuestión; las horas en las que el cerebro no está estrictamente enfocado en actividades de estudio o laborales, son las mejores para aprovechar la creatividad, porque el enfoque se dispersa a distintos pensamientos y esto maximiza la cantidad de ideas y sus variedades.

Aprovechando para explotar la creatividad: ¿mañana o noche?

Según un estudio realizado por Mareike Wietha y Rose Zacks, las ideas más creativas vienen en los horarios menos productivos laboralmente.

En su estudio descubrieron que las actividades distractoras están acompañadas de la segregación de la dopamina; la comúnmente llamada “hormona de la felicidad” es una de las causantes de que se  pueda explotar la creatividad.

Según Wietha y Zacks, los momentos de mayor distracción, ideales para explotar la creatividad, se dan cuando una persona se está duchando, manejando, corriendo o tomando una siesta.

Para explotar la creatividad hay que establecer en qué momento se desarrollará una cierta actividad; para los escritores se divide igualmente en picos creativos matutinos o nocturnos, y ambos períodos tienen grandes beneficios

Los beneficios de escribir o diseñar en la mañana es que la persona tiene mayor fuerza de voluntad; esta irá disminuyendo con el transcurso del día, por lo que lo mejor es aprovecharla lo más temprano posible.

El cerebro es analíticamente más activo en la mañana, por lo que puede ayudar a que un pensamiento básico se convierta en una idea grandiosa al desarrollarlo y estudiarlo lo suficiente.

Los hábitos se construyen desde temprano, por lo que plantear la mañana como una hora para comenzar a escribir es una buena forma de crear un hito; la creatividad aumenta justo después del período de sueño, por lo que las ideas fluirán de manera natural. La edición y corrección vendrá luego.

La noche, por otro lado, tiene ventanas de oportunidades que no posee la mañana; una de ellas es que la cantidad de distracción disminuye; no habrán muchas personas que decidan pedir un favor o preguntar cosas luego del horario tradicional de trabajo.

Además, a esta hora se recolectan las memorias y estímulos del día; estos momentos y experiencias sirven como fuente de inspiración para comenzar a desarrollar una idea.

Lo más importante es comenzar a reconocer cuándo suceden estos picos para explotar la creatividad y aprovechar los momentos al máximo, acostumbrándose a tener actividades y tareas fijas que permitan, antes o después, dejar que la imaginación corra.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *