Las redes sociales y su influencia en nuestro cerebro

Inicialmente las redes sociales se crearon bajo el concepto de afianzar vínculos y conectarnos con nuestros círculos sociales de manera interactiva; se han convertido en lo que hoy conocemos como globalización, donde sin importar nuestra ubicación geográfica podemos encontrarnos sintonizados a amistades, sucesos, eventos y demás.

Pero, ¿es la conexión la única función de las redes sociales? Es una pregunta que debemos hacernos, pues las redes tienen un efecto secundario del que nosotros no nos damos cuenta, por ser algo muy sutil y cotidiano, pero a lo que somos muy vulnerables.

Datos científicos

Según Sean Parker, primer presidente de Facebook y cofundador de Napster, las redes sociales tienen un alto poder y efectos de control en el cerebro, pues el hecho de recibir likes y/o comentarios cuando se sube una foto genera desniveles en la dopamina (neurotransmisor que regula la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que se traduce en felicidad, adicciones, emociones de placer, ansiedad o estrés)… ¿te suena conocido?

Estos desniveles logran que explote una vulnerabilidad en la psicología del ser humano, que incluso podría derivar en depresión en casos severos.

Puede que quizás no seas una persona adicta a las redes sociales (todavía), pero, si lo eres, entenderás de lo que estamos hablando. Las redes se vuelven adictivas y una vez que eres adicto a ellas comienzan los problemas, puesto que al subir contenido podría ser motivo de ansiedad o felicidad tener pocos o muchos likes, y quizás te encuentres revisando la publicación varias veces al día para observar su comportamiento.

Nos encontramos en una era donde la validación en redes sociales es importante. De hecho, Parker, que conoce estos efectos en la psicología del ser humano, teme por lo que pueda ocurrirle a los niños en relación con este tema…

Los niños y jóvenes son los más vulnerables

Un estudio reciente desarrollado por investigadores de la Universidad de Sunshine Coast en Australia ha comprobado que los usuarios infantiles que pasan más tiempo conectados a redes sociales como Facebook y Twitter desarrollan una clara tendencia de incapacidad para leer las emociones faciales de sus interlocutores al momento de tener una interacción humana real, condición a la que denominaron como autismo virtual, la cual representa un problema con las habilidades sociales.

No es casualidad que la revista Time haya catalogado hace poco tiempo a Instagram como la red social más nociva para la salud mental, por los altos niveles de ansiedad y depresión que puede producir en los jóvenes, quienes son más vulnerables por encontrarse en un proceso de autoconocimiento y construcción de la autoestima.

Entre las recomendaciones para contrarrestar este problema está el consejo de desvincularse totalmente de estas redes, es decir, eliminar el perfil y borrar las aplicaciones del teléfono. No obstante, resulta muy radical, puesto que actualmente las redes son muy importantes para mantener un cierto reconocimiento y estar presente en el mundo digital, todos hemos escuchado la frase “si no tienes redes sociales, no existes”, razón por la que no tener un perfil en ellas no es la mejor opción.

Lo mejor sería seguir otras recomendaciones, las cuales continuaremos conversando en nuestro próximo artículo. Mantente atento.


Fuentes:

https://www.fayerwayer.com/2017/11/cofundador-de-napster-dice-que-facebook-juega-con-tu-cerebro/

https://www.fayerwayer.com/2017/09/estudio-afirma-que-demasiado-facebook-provoca-autismo-virtual-en-los-ninos/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *