Mindfulness para reducir el estrés

La palabra Mindfulness, traducida al español como atención plena o plena consciencia, es usada para definir la acción de prestar atención de manera consciente a la experiencia del presente, a lo que sucede en el momento haciendo uso del interés, la curiosidad y la aceptación. Esta práctica permite reconocer lo que está sucediendo cuando está sucediendo y aceptar activamente esto de la manera natural como está fluyendo.

Origen del mindfulness

Los orígenes de esta acción se le atribuyen al budismo. Su nombre se deriva de la palabra “Sati”, la cual formaba parte del pali, un idioma similar al sánscrito, hablado hace aproximadamente 2.500 años cuando Buda comenzó a enseñar sus conocimientos. La palabra sati, a su vez, es la abreviatura de “sarati”, la cual significa “recordar”.

Y ¿a qué viene esto?

La acción de recordar significa traer un hecho guardado en nuestra memoria al presente y esto es precisamente lo que busca el Mindfulness, recordar, ya que de esta manera podemos aceptar que nos encontramos en el presente y saber por qué hacemos lo que hacemos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Aunque su proveniencia sea budista, el mindfulness es utilizado implícita y explícitamente por muchas religiones del mundo y desde hace 30 años ha sido implementada en la psicología y en la medicina, gracias a Jon Kabat-Zinn, médico que introdujo esta práctica dentro de la medicina occidental y fundó, posteriormente, la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts.

Beneficios de practicar mindfulness

  • Estamos plenamente consciente del aquí y del ahora.
  • Aceptamos las sensaciones desagradables al observarlas tal cual son.
  • Concienciamos aquello que estás evitando.
  • Nos conectamos con nosotros mismos, con los demás y con las personas que nos rodean.
  • Nos ayuda a una menor reacción ante experiencias desagradables.
  • Nos ayuda al reconocimiento de las emociones cambiantes.
  • Nos provee mayor equilibrio, calma y estabilidad emocional.
  • Nos permite ser agradecido por los cambios, los aprendizajes y las gratas experiencias.

Aunque creemos tener control consciente de todo lo que sucede, la realidad es que estamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien, reconociendo solo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente: si lo que estoy experimentando me gusta, quiero que continúe o si lo que estoy experimentando me desagrada, quiero que desaparezca, lo que nos conduce al descuido, olvido y al aislamiento y nos hace reaccionar de manera automática y desadaptativa. Así es que, aunque experimentemos algo desagradable, podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello termine. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, dándonos la oportunidad de trabajar conscientemente nuestro estrés, dolor, enfermedad, pérdida o desafíos de nuestra vida.

¿Cómo puedes practicar el mindfulness?

Existen varias maneras de practicarlo y todas son válidas, pues lo importante es que logremos concentrarnos, reconocer nuestras emociones y aceptar lo que sucede. En esta oportunidad te explicaremos cuatro ejercicios que puedes realizar diariamente.

  1. Un minuto de atención plena: consiste en enfocar toda la atención en tu respiración durante un minuto. Deja abiertos los ojos, respira con el vientre en lugar de con el pecho y trata de respirar por la nariz y que salga por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de la respiración. Cada vez que tu mente deambule tendrás que esforzarte por devolver la atención al objetivo. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras ya que te ayuda a restaurar la mente, conseguir claridad y paz.
  2. Observación consciente: Escoge cualquier objeto cotidiano, una taza de café, un bolígrafo… Ahora permite que absorba completamente toda tu atención y solo obsérvalo. Ser consciente de lo que estás observando te aporta una sensación de “estar despierto”. Observa cómo la mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente. También puedes practicar la observación consciente con las orejas en lugar de los ojos, escuchar en vez de mirar.
  3. La llamada de atención: En este ejercicio consiste en centrar tu atención en la respiración cada vez que se produce una señal ambiental específica. Por ejemplo, cada vez que suena el teléfono, pero puede ser cualquier otra cosa. Funciona como un estímulo-respuesta y esta técnica permite que cuando se realice la acción de enfocar la respiración, tu mente viaje al momento presente y se haga consciente de ello.
  4. Escuchar música: Escuchar música tiene muchos beneficios, razón por la que incluso es usada terapéuticamente. Puedes escuchar música relajante y sentir los efectos calmantes mientras haces un ejercicio mindfulness centrándote realmente en el sonido y la vibración de cada nota.

Cualquier persona puede realizar estos ejercicios. A veces pensamos que nacimos incapaces para meditar y para observar conscientemente, pero la realidad es que no. Todos son capaces de hacerlo, pero se necesita de mucha práctica y constancia, pues aunque no lo parezca, resulta bastante difícil olvidarnos de las preocupaciones y pensamientos acerca del futuro o pasado así sea solo por un rato.

 “La práctica de Mindfulness no es un proceso pasivo. Requiere mucha energía y esfuerzo para regular nuestra atención y permanecer genuinamente tranquilos sin reaccionar. La aceptación en este contexto significa ver las cosas tal cual son en el presente. Pasamos muchos momentos de nuestros días negándonos a lo que ya constituye un hecho y resistiéndonos a él. Esto genera más tensión e impide que se produzcan cambios positivos. Tenemos que poder aceptarnos tal como somos antes de que en realidad podamos cambiar. Mediante el cultivo intencionado de la aceptación, creamos las condiciones previas a la sanación”, Jon Kabat-Zinn (Full Catastrophe Living).


Fuentes:

7 ejercicios de mindfulness que puedes realizar en casa

Mindfulness-salug.org

Agregado a esto, queremos adicionar una conferencia organizada por TED acerca de este tema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *