Vence la timidez a relacionarte con estos sencillos consejos

No es que exista una clave secreta o una pócima mágica para vencer la timidez, pero existen ciertos consejos que podrías tomar en cuenta y que te podrían ayudar a relacionarte y a hablar en público.

Empecemos definiendo el término. La timidez es el miedo o inseguridad hacia los prejuicios sociales, es decir, es la ansiedad que sufrimos muchas personas a ser rechazadas, humilladas o juzgadas negativamente, lo que dificulta la fluidez y forma natural con la que nos relacionamos. No debemos confundirlo con la introversión, ya que esto es un término totalmente distinto, pues alude a una forma de ser, mientras que la timidez se refiere a una sensación o una debilidad.

¿Notaste que hablamos en plural al definir la timidez? Hay una razón para esto y es que la buena noticia es que todos somos tímidos de alguna u otra forma y en mayores o en menores grados, pero todos lo somos o casi todos. La segunda buena noticia es que siendo una debilidad, puede fortalecerse, este tipo de ansiedad se puede superar con práctica, fuerza de voluntad y con perseverancia. A continuación te ofrecemos algunos consejos que podrían funcionarte.

Conoce cuáles son tus desencadenantes

¿Qué es lo que te produce la timidez? Normalmente son situaciones, pues bien, cuáles son esas situaciones, es decir, será una persona que te gusta o atrae, o será hablar en público, dar un discurso, asistir a una entrevista, entre otros. ¿De qué manera se activa ese mecanismo que no te deja sentirte seguro de ti y ser tú mismo?

Identifica tus fortalezas y debilidades

Quizás la timidez representa para ti una debilidad, pero recuerda que nadie es totalmente bueno o malo, así como tienes debilidades tienes atributos y fortalezas. Reconoce cuáles son y apóyate en ellos. Reconoce también cuáles son tus otras debilidades para poder fortalecerlas.

Plantéate cuál es la peor situación que te podría pasar

¿Qué es lo peor que podría pasar? Hacerte esta pregunta es importante, pues a veces nos imaginamos un centenar de cosas y nos llenamos la cabeza de experiencias negativas que al final, quizás no serían realmente lo peor o tan malo como tú crees. Así que identifica las diferentes situaciones y la peor de ellas. Esto quizás te ayude a prepararte para esas situaciones tan terribles y disminuir tu ansiedad. Propón soluciones para eso que pudiera pasar e identifica cómo te sentirías con esa solución.

¿Eres nervioso? Estructura o prepara lo que vayas a decir

Definitivamente ofrecer un discurso en público, dar nuestra opinión sin miedo o entablar conexión con alguien nuevo son situaciones que nos causan ansiedad, pues todo lo nuevo asusta y ello puede jugar en contra a la hora de enfrentarse con lo próximo a ocurrir, por lo que podemos titubear o quedarnos en blanco. Por ello, prepararte previamente puede serte de gran ayuda. Busca información, elabora un discurso, estructura tus ideas, organiza lo que vayas a decir, identifica los puntos clave, etc. Esas son algunas cosas que pueden ayudarte.

Haz una lista de las posibles preguntas

Muy bien, lo peor ya pasó, ya hablaste, salió quizás un poco mejor de lo que pensabas o un poco peor, pero ahora viene lo más difícil… lo espontáneo y no preparado: las preguntas, así que los nervios vuelven a salir a flote. Si bien es cierto que no podemos predecir lo que nos van a preguntar, si podemos al menos elaborar una lista de posibles preguntas, algo que nos ayude a pensar en posibles respuestas. Quizás sí, te pregunten algo que no hayas pensado, de hecho es lo más probable, pero al menos quizás sea 1 sola pregunta y para las demás ya tendrás una idea de cómo podría ser tu respuesta. No será tan grave.

Algo tan simple como la postura puede ayudarte más de lo que imaginas

Un estudio de Harvard en el año 2012, ha demostrado que existen grandes beneficios sobre el estrés y ansiedad dependiendo de la postura corporal. Pararte derecho, con la frente en alto y el pecho ligeramente hacia afuera (no exageremos) te hace sentir mucho más seguro y con mayor poder, que caminar o pararte encorvado, pues de esta manera te sientes encapsulado y dentro de tu propio caparazón. Según el estudio, mantener unos segundos una buena postura antes de la situación que te produce miedo o durante ella puede tranquilizarte considerablemente.

No ocultes tu timidez

Reconocer tu timidez o nerviosismo es una de las formas más sencillas de relajarte. Si te sientes ansioso, estresado o tímido hacia una situación es mejor admitirlo, ya que de esta manera no tendrás que esforzarte por ocultarlo y esto te quitará mucha presión de encima.

Reconocer tus avances y logros

Vencer o mejorar la timidez es un proceso, largo y tendido, donde la práctica y la perseverancia es lo único que funciona, por esta razón probablemente no te salga bien a la primera, ni a la segunda y quizás tampoco a la tercera, pero ya a la cuarta oportunidad comenzarás a notar los cambios, a sentirte más seguro y con menor ansiedad. Poco a poco, pero lo importante es que realmente notes esos cambios y hasta te premies por ellos, si quieres, pues parte de aprender es reconocer los logros para tomar experiencia y seguir avanzando. Si no notas tus cambios o eres demasiado crítico contigo te sentirás estancado y no vas a querer seguirlo intentando. Hasta el más pequeño de los logros es importante, pues ha sido un paso grande para ti.

Para finalizar, es fundamental que te arriesgues a las nuevas experiencias y tomes iniciativa. No es fácil tomar nuevos retos, sobre todo si te causan tantos nervios, pero debes hacerlo, porque será la única forma de que realmente adquieras el conocimiento o experiencia que deseas y disminuyas tu timidez,  si es lo que quieres hacer. Ocultarte y evitar las situaciones solo pondrá las cosas mucho peor, ya que en algún momento tendrás que enfrentarlas obligadamente y no te sentirás capacitado para hacerlo.

Comienza hoy a enfrentar tus miedos, sabemos que puedes hacerlo.

A continuación te dejamos un vídeo que podría inspirarte y ofrecerte otros consejos. David Cantone, quien admite ser tímido, ofrece algunos tips desde su experiencia personal para ayudarte a superar este miedo.

Fuente:

¿Cómo Vencer la Timidez? 10 Claves Científicas Para Derrotarla

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *